02 avril 2018 ~ 0 Commentaire

YOCASTA VISTE DE BLANCO

Yocasta viste con bata blanca. Bata blanca de sanadora, de maestra. Blanco impoluto de quien no tiene mancha; blanco perfecto, radiante. Blanco que ciega, que te impide ver nada más allá del blanco. Blanco que inspira respeto, reverencia, pleitesía. Miedo.

Sobre la bata blanca Yocasta ha prendido cientos de medallas. Al mérito del trabajo; medalla al sacrificio; la mejor madre; la mejor esposa; la mejor hija. La mejor.

Debajo de la bata, Yocasta esconde su verdadera naturaleza. Mantis religiosa con cabeza de Saturno. Madre incestuosa devoradora de hijos. Castradora de maridos. Aniquiladora impía de  cualquier mujer que intente cruzarse en su camino,incluida la que le dio la vida y la que ella misma parió. Medusa que una vez se miró al espejo y convirtió su alma en piedra. Así nunca hay culpa ni arrepentimiento.

Yocasta es una reina. Una reina en su panal, con su corte de zánganos revoloteando al son que marca y un enjambre de obreras que se dejan la vida intentando defenderse. No hay supervivientes.

Yocasta fue niña Electra. Idolatrando al padre. Envidiando el lugar de su madre. Despreciando, odiando. Esperando su oportunidad. Y llegó.Con un último aliento.Con unas manos entrelazadas y una esposa esperando en casa sin saber lo que pasa. Qué venganza tan dulce separar en la muerte a quienes estuvieron toda una vida juntos. Qué castigo ejemplar.

Yocasta estuvo una vez a punto de destruirme. O dos, o tres. Cometí el error de enamorarme de Edipo. De pensar que podría ser algo más que la otra. Pero Edipo no era más que un espejismo. Una imagen irreal creada a la imagen y semejanza de lo que me merecía, o de lo que creía merecer.

Hasta que desperté.

 

Laisser un commentaire

Vous devez être Identifiez-vous poster un commentaire.

Surlesfeuillesmesmaux |
Mes romans Caroline Bordczyk |
Distributiondescartes |
Unblog.fr | Créer un blog | Annuaire | Signaler un abus | Spirousan
| Amprorransnig
| Mémoires de Je