06 novembre 2018 ~ 0 Commentaire

DOS SEGUNDOS. UN INSTANTE.

Se levantó tarde, con el cuerpo y el ánimo de quien se ha pasado la noche bebiendo mucho y fumando más. Nada nuevo; llevaba unos meses siendo esa su rutina. Se puso unos vaqueros y la camiseta que menos apestaba de entre las que había desperdigadas por el suelo. Buscó sus viejas zapatillas Converse debajo de la cama. Al levantarse, vio su guitarra apoyada en su esquina habitual. Desvió la mirada.

Debería haberla vendido hace tiempo, pero vivía con ella una de esas relaciones en las que tu pareja no te aporta nada excepto dolor pero aún así no puedes dejarla.

Miró sus manos. La izquierda, tal y como la había conocido toda su vida. La derecha era una mano nueva, surcada de cicatrices y con los dedos torcidos en posturas imposibles.

La vida. Puedes tenerlo todo y, en un momento, un instante, los apenas dos segundos que tardas en decidir saltarte ese Stop, convertirte para siempre en un ser incoloro.

 

Laisser un commentaire

Vous devez être Identifiez-vous poster un commentaire.

Surlesfeuillesmesmaux |
Mes romans Caroline Bordczyk |
Distributiondescartes |
Unblog.fr | Créer un blog | Annuaire | Signaler un abus | Spirousan
| Amprorransnig
| Mémoires de Je