26 novembre 2018 ~ 0 Commentaire

DESNUDA

 

Estoy desnuda frente al espejo. Observo mi cuerpo, sin vergüenza ni rencor. Un cuerpo de mujer, con sus dunas, sus valles, sus mesetas y alguna arista.
Me fijo en mi rostro. La piel pálida, las ojeras, la nariz, siempre con afán protagonista. Mis ojos, que nunca ocultan nada.
Esto es lo que soy. Nada más, nada menos. Nunca más menos.
Hubo un tiempo en que casi consiguieron reducirme a un apenas. Como una cebolla, fueron despojándome de mis capas, de mis yos, hasta convertirme en cenizas de miedo e inseguridad. Porque a su lado, yo solo era menos.
Aprendí a ser la sombra de mi misma. A vivir agachada. Hice de la suela de sus reproches mi hogar. Si alguna vez levanté la voz o la cabeza, él volvía a enterrarme bajo una tonelada de culpabilidad. Era tan estúpida, que no entendía que todo lo hacía por mi bien. Gracias, amor, por el tiempo que perdiste enseñándome lo poco que era.
Llegó un momento en que, fui tan poco, que terminé siendo nada. Apenas una corteza que vive porque respira. Y decidí dejar de respirar. Y casi conseguí dejar de vivir.
Alguien decidió que merecía la vida. Y que, además, merecía la pena. Me habló de ser más. De ser yo. De reconocerme y enamorarme. De mis capas, mis luces y mis sombras.
Y me habló de relaciones; que no es lo mismo contigo que sobre ti. Que no es posible un nosotros si uno de los dos pierde su yo. Que, a veces, es necesario arriesgar la vida para no perderla.
Respiré hondo y me lancé al vacío que era entonces mi existencia. Recuperé amigos que se habían ido quedando en el camino. Abrí los brazos a nuevas amistades, hombres y mujeres que me recordaron que soy digna de amar y ser amada.
Escuché a mujeres que, como yo, tenían cicatrices. Algunas en la piel, todas en el alma. Juntas lloramos, reímos, vomitamos rabia y celebramos nuestra nueva vida.
Después de mucho tiempo, volvía a ser la dueña de mí misma.
Y aquí estoy ahora, frente al espejo, desnuda. Descubriéndome, aceptándome, perdonándome. Aprendiendo a amarme.
Porque nunca más menos.

 

Laisser un commentaire

Vous devez être Identifiez-vous poster un commentaire.

Surlesfeuillesmesmaux |
Mes romans Caroline Bordczyk |
Distributiondescartes |
Unblog.fr | Créer un blog | Annuaire | Signaler un abus | Spirousan
| Amprorransnig
| Mémoires de Je